IMG-LOGO

Cultura del café

¿Qué se puede hacer con las cápsulas de café usadas?

La última gota de café no significa el último uso. Es posible reciclar las cápsulas de café usadas para disminuir los residuos y reducir el impacto ambiental.



El planeta pide a gritos un cambio en la manera de producción hacia una forma sostenible para el medio ambiente. La huella ecológica, también conocida como huella medioambiental, es una forma de medir el impacto que la humanidad ejerce sobre el planeta. Una gran parte de la huella ecológica proviene de las emisiones de carbono generadas como consecuencia de las actividades humanas. Los envases retornables, reciclados y biodegradables constituyen una opción para reducir la huella ecológica.



En Argentina, se puede observar que cada vez son más las empresas que comienzan a incorporar hábitos sustentables en toda la cadena de valor. Las empresas de café son un ejemplo de ello. Las cápsulas de café plantean un reto de sostenibilidad importante para la industria alimentaria por el aluminio y plástico, sus materiales predilectos muy difíciles de reutilizar ya que estas son de usar y tirar, generando una cantidad alarmante de residuos.



Basado en los principios de la economía circular, Nespresso, Nestlé y Lavazza han puesto en marcha distintas iniciativas para disminuir el daño generado al medioambiente durante el proceso de producción y con el exceso de residuos. Algunas empresas han creado un plan de reciclaje propio siendo ellas mismas las encargadas de recoger y reciclar las cápsulas usadas.



Nespresso posee recycling points, así como también propone al cliente entregar las cápsulas utilizadas al momento de recibir su nuevo pedido ya que cuenta con un transporte propio responsable de llevar las cápsulas a la planta de reciclaje. En la planta, el aluminio es separado de los restos de café que quedan en el envase. El aluminio es un material sumamente reciclable con el cual se realizan diferentes objetos (lapiceras, por ejemplo) y el residuo de café se transforma en compost utilizado para el desarrollo de huertas en escuelas rurales.



Lavazza pone el foco en la reducción del impacto ambiental y en la circularidad, estableciendo un plan estratégico centrado en la “Hoja de ruta del embalaje sostenible” cuyo objetivo es hacer que toda la gama de envases sea reutilizable, reciclable o compostable en el año 2025.



Otra opción es el reciclaje de las cápsulas realizando distintas manualidades. A continuación, te brindamos algunas ideas:





  • MINI MACETERO: Plantar una planta no sólo mejora el espacio en el cual nos desarrollamos, sino que promueve beneficios al medio ambiente. Es una actividad recomendada para hacer con los más pequeños.




  • GUIRNALDAS: Para decorar espacios (interior o exterior) así como también para anexar a un regalo. También pueden ser una alternativa para decorar el árbol de navidad ¿por qué no?




  • LUCES: ¡Convertir las cápsulas en luces colgantes! Es súper fácil de hacer y quedan geniales.




  • BANDEJAS: Es posible convertirlas en la base de una bandeja, así como también emplearlas como elementos para decorar las mismas. 




  • OBJETOS ESCOLARES: Si tenés niños sabés que la realización de diferentes actividades creativas hace la diferencia en su desarrollo. Acompañalos a crear diferentes personajes para que posteriormente jueguen con los mismos.




¿Qué se puede hacer con las cápsulas de café usadas?