IMG-LOGO

Cultura del café

El café se vence?

Para disfrutar de la máxima expresión de aroma y sabor el café debe consumirse entre la fecha de tostado y el vencimiento. 



¿Qué significa la fecha de vencimiento?



El café como todo producto orgánico se deteriora con el tiempo. Por tal motivo, la fecha de vencimiento nos da un parámetro dentro del periodo que podemos consumirlo.  Aunque si tu paladar es el de un sommelier experto querrás consumirlo dentro del mes de tostado.



¿Podemos beberlo después de vencido?



La respuesta es sí y no. Depende fundamentalmente del packaging, si el café que compramos es en grano, existe la posibilidad de que esté protegido de la oxidación y hasta cerrado al vacío.  Si este packaging lo sigue protegiendo, probablemente estén conservadas las propiedades organolépticas. Esto lo podemos comprobar fácilmente abriendo el paquete, primeramente sintiendo el aroma y posteriormente comprobar el color del tostado del grano. Así mismo se puede obtener un café con poco sabor pero sin ninguna contraindicación para beberlo.



Ahora sí el café ya venía molido, puede que el aroma y el sabor se deterioren más rápidamente. La preparación conlleva un mayor cuidado y control para determinar que esté apto para consumo.



Pero si el packaging que contiene el café son cápsulas, tienen dos ventajas importantes.  En primer lugar, las cápsulas BLUE de Lavazza por una ley interna de nuestro país la fecha de vencimiento es de 18 meses cuando en Europa es de 24 meses. Por tal motivo, tenemos 6 meses de ganancia sobre ese consumo.  La segunda ventaja es que las cápsulas vienen nitrogenadas, siendo este un gas inerte que evita la oxidación del café, protegiendo por más tiempo sus propiedades naturales como el aroma y sabor.



Tanto en el café en grano como en el café molido, una vez abierto, es importante consumirlo dentro de los 15 días.  Aunque la fecha de vencimiento sea posterior, la oxidación deteriora rápidamente los aromas y sabores ya sin la protección del packaging



¿Cuánto dura el café?



Como ya dijimos anteriormente, mientras sea consumido dentro de la fecha de vencimiento, mantiene la frescura del mismo.  Pero qué sucede una vez abierto el packaging? Debemos preocuparnos cómo conservarlo para mantener por más tiempo las propiedades.  Uno de los mitos para conservar el café es guardarlo en la heladera, este es un error muy frecuente que conlleva a una oxidación más rápida por el shock térmico que se produce cuando lo sacamos de la heladera.  Esto produce una condensación inmediata y esa humedad daña el café.



La forma adecuada de conservarlo, es en un lugar seco, oscuro y en lo posible herméticamente cerrado.  Procuremos siempre mantenerlo alejado de la luz directa, del calor, de la humedad y del aire.



Todos estos son factores que deterioran las propiedades organolépticas del café.


El café se vence?